Cultura inútil: los huevos de Motörhead

Cultura Inútil

¿Qué es lo que nunca podía faltar en el backstage de las estrellas de rock?

Grabado en HDR con un LG G6

Si para algunos el heavy es una religión, los discos de Motörhead son la Biblia y Lemmy es su profeta. Y es que la historia de estos pioneros del hard rock ocupa cuatro décadas y atesora 23 álbumes de estudio, ahí es nada. Esta banda nacida en los 70 definió un estilo que sigue moviendo masas: guitarras afiladas, ritmo acelerado y chicos duros hablando de drogas, del diablo y de sexo sin control.

Las leyendas que acompañaban a las giras de Motörhead hacen honor a sus letras y las fiestas descontroladas en los camerinos eran una tónica. ¿Qué no podría faltar jamás en el backstage de estas estrellas del rock? Pues… huevos. Y no de los que cabría esperar…

La banda de rock británica no es la única con gustos peculiares. Después de investigar las fobias de tus ídolos, en  A Toda Pantalla nos hemos propuesto descubrir sus filias a través de sus peticiones en giras.

Unos de los más tiquismiquis son los Rolling Stones : a Jagger y compañía les encanta desplazarse en limusinas de una marca en concreto. Además en su hotel tiene que haber 600 toallas y sitio para almacenar las videoconsolas y juegos que distraen a sus Satánicas Majestades antes o después de los conciertos.

Ese amor por las limusinas también lo tiene la colombiana Shakira que, además, siempre pide 30 litros de agua sin gas en el camerino. Se ve que mover tanto las caderas deshidrata mucho.

El cantante Luis Miguel siempre pide que las cortinas de los hoteles sean negras para que no dejen pasar el sol y las toallas blanco nuclear, además de que las velas huelan sólo a vainilla y que el chef cocine para él delicias turcas.

Aunque el que más nos ha sorprendido ha sido Elton John, que para un concierto celebrado en Colombia pidió una tonelada de hielo y 22.000 bocadillos. ¿Tanta hambre tenía el cantante británico? Seguro que tiene buen saque, pero en realidad era para alimentar a los espectadores de un espectáculo que tenía fines benéficos.