El misterio del tupé de Elvis Presley

Cultura Inútil

Existen cientos de datos, anécdotas y leyendas urbanas en torno a una de las figuras más importantes del siglo XX. Pero la de su pelo nos ha dejado locos

Grabado en HDR con un LG G6

Este año se cumple el cuarenta aniversario de la muerte de Elvis Presley, el Rey del Rock y, a pesar del tiempo pasado, su figura sigue estando muy presente porque ha influido en el devenir de la historia de la música. Él es uno de los grandes, y como pasa en estos casos, sobre su vida y su obra se han escrito cientos de libros y miles de artículos. Sin embargo sigue habiendo datos sobre él que desconocíamos o que, simplemente, habíamos olvidado.

Probablemente no sepas que Elvis tuvo un hermano gemelo, Jesse Garon, que murió al nacer. Tal vez desconozcas que, antes de ser el Rey, Presley cantaba en el coro de la parroquia y que trabajó, primero de basurero y después de conductor, para ganarse la vida. Habrás visto imágenes de cuando Elvis fue reclutado para el ejército, donde pasó dos años de su vida. Lo que tal vez no sepas es que fue allí donde se aficionó a las artes marciales. ¿Y sabías también que el músico solía comprar mansiones para sus amigos y les pagaba sus bodas? De hecho, un día compró 14 limusinas a la vez y regaló una de ellas a un desconocido.

Hay cientos de anécdotas y datos curiosos en torno a un hombre que se ha convertido en icono del siglo XX, pero una de las que más nos ha sorprendido es que ese pelazo, ese tupé que la hecho inconfundible, era en realidad rubio… ¿cómo te quedas?