Talisco, de París a Los Ángeles

Talisco, de París a Los Ángeles

El músico francés de electro-folk estrena segundo disco, 'Capitol Vision', su propio testimonio del sueño americano. Hablamos con él a su paso por España.

Talisco es el nombre en clave del proyecto musical de Jérôme Amandi, un francés con raíces españolas de voz rasgada y facciones mediterráneas. Su música navega con habilidad entre lo análogico y lo digital, entre guitarras folk que determinan su carácter americano y beats electrónicos cocinados por el propio Jérôme en su estudio.

En sólo tres años la vida de Jérôme ha pasado de observar las grises paredes de una oficina a subirse a los escenarios de las principales ciudades del mundo. El gran sueño americano gestado en Europa.

De ello habla su recién estrenado segundo disco, Capitol Vision, con el que ha adentrado aún más en la parte electrónica de su sonido y que nos deja unos hits de lo más coreables como Stay y A Kiss From L.A. .

Tu carrera artística empezó bastante tarde porque comenzaste con un trabajo completamente alejado del mundo de la música, ¿qué pasó?¿cuándo te diste cuenta que la vida de oficina no estaba hecha para ti?

No sé, de repente te das cuenta que levantarte cada mañana se te hace insoportable y llega un momento en el que te dices a ti mismo “ok, ya vale, es el momento de intentar hacer mi vida”. No hubo realmente un click aunque sí un momento de oportunidad. Acababa de llegar a París, justo había dejado un trabajo para comenzar otro y tenía dos o tres meses libres entre estos dos. Ahí fue cuando ocurrió, cuando tuve la oportunidad de vivirlo.

Sin embargo, tu formación musical viene de largo…

Siempre he hecho música, desde que tenía once años. Compuse mis primeras canciones con doce o trece años, pero siempre lo hacía considerándolo una afición. Fue cuando realmente tuve más tiempo para hacerlo cuando me dije “¡venga, inténtalo!”.

¿Es tan complicado el mundo de la música como te parecía?

Tiene pinta de ser muy difícil pero yo he tenido muchísima suerte, fue todo muy rápido para mí. Me di a mí mismo un año para intentarlo y al cabo de ese año ya tenía un contrato con una discográfica. Cuatro meses después escuché una mis canciones sonando en la radio… fue increíble. Y aquí estoy desde entonces, no he parado.

Estás ahora en España presentando tu segundo disco, Capitol Vision, que sin embargo es el primero que se promociona fuera de tu país, ¿a qué se debe este cambio?

No lo sé, son cosas que se me escapan. Hace dos años, cuando estaba aún con mi primer disco, mis padres vinieron de vacaciones a España y de repente mi madre me llama y me dice “Jérôme, ¡estas saliendo en la tele”. ¡Sin ningún tipo de promoción mi videoclip aparece en una cadena musical española! Y así comenzó esta historia, con gente a la que simplemente le gustó mi música y empezaron a difundirla

Es extraño que a pesar de la proximidad entre Francia y España no llega mucha música de este país a nosotros, ¿por qué crees que es? ¿tan diferentes son los gustos musicales españoles con respecto a los franceses?

La escena musical francesa es muy diferente de la española, no se escucha en absoluto el mismo estilo de música. No tengo la experiencia suficiente para saber decirte por qué es así, pero enciendes la radio en cada país y lo que sale de ahí no tiene nada que ver.

#Paris #metro #album

Una publicación compartida de Jérôme Amandi (@taliscomusic) el

¿Cómo ha influido tu origen español en tu música?

Mi mayor influencia ha sido mi abuela, no sólo en la música sino también en mi forma de ser. Mis abuelos son españoles, emigraron desde Alicante y Murcia a Francia. Tienen bastante temperamento y me han educado de la misma forma. Mi abuela cantaba todo el rato, desde que fue capaz de expresarse lo hacía cantando. Yo he heredado de ella esa forma de expresarme, así que creo que es a ella a quien se lo debo.

¿Cuáles son tus referencias musicales?

Cuando era pequeño mi madre escuchaba mucho folk americano como Joan Baez, Emily Lou Harris, … el verdadero folk americano. También algo de folk inglés. Así que desde pequeño he estado acostumbrado a escuchar este tipo de música, aunque después me creé mi propia cultura musical. Creo que el primer artista que me fascinó fue Beck, “I’m a loser baby…” (canta). Fue el primer artista con el que pensé “¡guau! ¡hace una música increíble con apenas nada!”, con pequeños sonidos consigue hacer hits, me parece genial.

Tu música tiene un lado electrónico que aportas tú mismo en la producción, ¿cómo experimentas con los sonidos?

Es como en un laboratorio, mueves tus máquinas, pruebas cosas y sonidos…me encanta. En mi casa estoy solo con un ordenador, mis guitarras, los sintetizadores y el micro delante, y así voy probando cosas. Cuando tengo una melodía la meto en el ordenador y lo mezclo todo.

Trabajas completamente solo en tu estudio, tú compones todas tus canciones, tocas los instrumentos y las produces. De hecho comentas que el 80% de este último disco está hecho en tu casa, es que no te gusta…

¿Compartir?

O que te gusta controlarlo todo.

Sí, es más bien eso, quiero controlarlo todo, y para poder hacerlo bien el hecho de que esté yo solo lo hace mucho más fácil.

¿Cómo trasladas luego todo ese control a tus músicos de directo?

En el escenario somos pocos músicos, sólo tres: estoy yo, que canto y toco la guitarra, Gautier, que está a la batería y también canta, y Thomas que toca el bajo, la guitarra, el piano, los sintes, … ¡lleva muchísimas cosas! Pero es precisamente gracias a que ellos pueden hacer muchas cosas que yo puedo imaginar hacerlas.

Comentas en otras entrevistas que la principal diferencia entre este segundo disco y el primero es que el anterior estaba compuesto a partir de historias de fantasmas pero que éste cuenta historias reales, tus historias, ¿qué ha pasado en la vida de Jérôme durante el periodo de composición de Capital Vision?

Pues lo que ha pasado es que he viajado muchísimo en los últimos tres años, hemos dado más de 250 conciertos por todo el mundo, hicimos una gira por EEUU durante un mes y medio, fui más de diez veces a Los Ángeles, estuve por allí unas cuantas semanas cada vez aunque siempre regresaba, … y de repente me doy cuenta de que he vivido muchísimas, tantas que me parecía normal contarlas.  He tenido tantas experiencias y he visto tantas cosas locas que me parecía lógico hablar de ello. De hecho, lo que ha ocurrido es que los fantasmas se han convertido en realidad.

Tienes una relación muy especial con Los Ángeles y además ha tenido un gran influencia en este último trabajo, ¿qué es lo que te atrae tanto de esta ciudad?

Para empezar Los Ángeles tiene un clima muy similar al mediterráneo, a veces te da la impresión de que estás en España, y de hecho se habla mucho español por allí. La gente es muy cool, son súper simpáticos, se preocupan por saber que estás bien y sonríen mucho. Es la ciudad de todos los fantasmas, Los Ángeles es el decorado de un montón de películas que has visto de pequeño, te encuentras en un mundo que pertenece al cine. Además es una ciudad muy cultural, en el arte no hay límites, da la impresión de que puedes hacer lo que quieras. Artísticamente eres libre, puedes ir adónde quieras, hacer lo que quieras, vestirte como quieras, decir lo que quieras,… es genial ,es muy liberador. Esta ciudad y esta forma de vida han sido un verdadero descubrimiento.

L.A #capitolvision

Una publicación compartida de Jérôme Amandi (@taliscomusic) el

Todos tus vídeos tienen un estética muy cuidada, ¿surgen de ideas tuyas o prefieres delegar la parte visual a otros?

No, son ideas mías, es algo que me gusta y es importante para mí. Visualmente el videoclip debe acompañar a la música, debe manifestarla, ir de la mano, deben ser un conjunto. No quiero confiar un vídeo a cualquier persona para que haga lo que quiera y que después me encuentre con algo completamente diferente. Por eso necesito saber qué se va a hacer y aportar mis ideas. Es muy importante para mí.

¿Te gustaría producir para otros músicos?

Sí, estoy trabajando en ello, pero no he tenido tiempo hasta ahora, demasiado trabajo. Será parte de la próxima etapa.

¿A quién te gustaría hacer una canción?

Por ahora no puedo decirlo porque estoy empezando a trabajar en ello y es muy pronto para dar nombres.

¿Pero idealmente?

Estoy trabajando sobre el ideal, así que no te lo puedo decir.

Tu lugar favorito para dar un concierto.

Un gran festival al aire libre.

¿Escuchas tus propias canciones?

Casi nunca.

La canción que te habría gustado componer.

La escuché hace mucho tiempo, una de Elvis Presley, pero no recuerdo el nombre.

Una canción que consideres horrible pero que te encanta.

Alguna canción de Madonna, La isla bonita o algo así.

Tres palabras para definir a Talisco.

Atento, bruto y soñador.

Tres palabras para definir a un concierto de Talisco.

Las mismas.