Otra música para Semana Santa es posible (sin marchas, ni saetas)

Otra música para Semana Santa es posible (sin marchas, ni saetas)

'Quiero ser Santa', 'Personal Jesus', 'My sweet Lord'... 10 canciones profanas (y molonas) para celebrar la festividad de la Pascua

Empiezan las vacaciones de Semana Santa y en la tele toca volver a tragarse Ben HurLos Diez Mandamientos y Marcelino Pan y Vino.

Tómate un respiro en tus auriculares sin cambiar de temática con esta lista de canciones inspiradas en el cristianismo. Cada una con su toque y opinión personal al respecto, eso sí.

Quiero Ser Santa – Parálisis Permanente

Hace 35 años Parálisis Permanente cantaba en la tele pública “Quiero ser santa. Quiero ser canonizada, azotada y flagelada, levitar por las mañanas y en el cuerpo tener llagas”. Y mira ahora. La canción, que se lanzó en un EP de cuatro canciones anterior a El Acto, el único e icónico LP de la banda antes de fallecer al año siguiente su líder Eduardo Benavente en un accidente de coche, fue compuesta por Alaska y los Pegamoides, que decidieron cederla su banda paralela. Alaska y Dinarama hicieron su propia versión en su último álbum Fan Fatal (1989).

Jesus Walks – Kanye West

Uno de los discos más vanguardistas de este dios del rap se llama precisamente Yeezus (2013) pero ésta canción la hemos rescatado de su primer álbum, The College Dropout (2004). En ella Kanye describe su visión de Jesús como alguien que acompaña a santos y pecadores por igual. De paso también critica a sus compañeros de profesión por las dificultades que encontró para grabar una canción sobre este tema. Mal ojo chicos, porque este single arrasó y alcanzó disco de oro en ventas.

Jesus Doesn’t Want Me For A Sunbeam – Nirvana

Los escoceses The Vaselines parodiaron en 1998 un cántico tradicional cristiano en el que decían “Jesús no quiere que sea un rayo de sol” en una preciosa canción, que no mejoraron pero sí popularizaron Nirvana en su famoso Unplugged de 1994 con un precioso arreglo eso sí de acordeón. The Vaselines era una de las bandas favoritas de Kurt Cobain. Da cosica escuchar a Cobain cantar “No esperes que muera por ti” el mismo año que se suicidó.

God Only Knows – Beach Boys

Quizás sea la cara B más preciosa de la historia del pop. Lanzada en la parte de atrás del single Wouldn’t It Be Nice en julio de 1966, es la primera gran canción popular que incluye la palabra “Dios” en su título, aunque sea una historia de amor. La canción formó parte de la ópera magna de los chicos de la playa Pet Sounds, una de las grandes joyas de la música popular. Su autor, Brian Wilson, decía que era la única canción suya que pensó que iba a ser un éxito. Y además, era la canción favorita de Paul McCartney.

Looking Down the Cross – Megadeth

Una visión muy personal de la crucifixión de Cristo, como cabría esperar de una banda de trash metal. En ella Jesús no parece muy contento con su destino y se desquita poniendo verde a la humanidad al completo. Esta canción apareció en el primer disco del grupo que surgió de la escisión de Metallica. Se cuenta que las tres cuartas partes del dinero que les dieron para grabarlo se lo gastaron en alcohol y drogas, de ahí que la producción sea un poco regulera.

I Have Forgiven Jesus – Morrissey

Morrisey es tan excesivo y su ego tan enorme que es capaz de decir sin despeinarse (¡y disfrazado de cura en el videoclip!) que “Jesús me hizo daño cuando me abandonó, pero he perdonado a Jesús”. Insuperable. La canción no es una de las mejores de You Are The Quarry, de 2004, uno de sus mejores álbumes.

G.L.OR.I.A.- Patti Smith 

“Jesús murió por los pecados de alguien pero no por los míos”. Así arranca esta canción, dejando clara la posición de Patti al respecto. En realidad este tema es una versión muy modificada de una canción de Van Morrison que poco tenía que ver con la religión. Patti la incluyó en su álbum de debut, Horses (1975), y la convirtió en un himno punk.

My Personal Jesus – Depeche Mode

No podía faltar en esta lista el tema de Depeche Mode más cantado en los karaokes de todo el mundo. Es una de las bases rítmicas más reconocidas (y repetitivas) del pop y el gran éxito del grupo junto al single que sacaron justo después Enjoy the Silence. Según su autor “Es una canción que trata sobre ser Jesús para alguien más (…) y cuán seguido pasa eso en las relaciones amorosas, (…) pero las personas no son perfectas.”

My Sweet Lord – George Harrison

George Harrison se quitó con All Things Must Pass, su primer disco en solitario, el sambenito de segundón en los Beatles. Es una obra maestra gracias a composiciones tan bellas como esta oda espiritual que nace del interés de Harrison por el hinduismo y en la que canta a dioses como Brama o Vishnu. La canción fue acusada de ser un plagio del He´s So Fine, de las Chiffons. Años después, la intro de guitarra la utilizaron los Dandy Warhols en Godless, canción que abría Thirteen Tales From Urban Bohemia (2009).

Rivers of Babylon – BONEY M.

¿Hacer un temazo disco a partir de un salmo de la Biblia? ¡Challenge accepted! Boney M. lo petaron muy fuerte en todas las salas de baile de finales de los 70 y principios de los 80 y esta canción tiene gran culpa de ello. Ritmos pegadizos y pelazo, estaban hechos para triunfar.